AGATHA CHRISTIE es sin duda alguna, una de las escritoras de novelas detectivescas más conocida, y sus historias y detectives,  – Miss Marple y Hercule Poirot,- llevados al cine y a la televisión, son famosos en todo el mundo.

images (4)

Escribió más de 80 novelas y cuentos dentro del género, y si bien en su obra hay altibajos, escribió obras maestras y supo mantener una media de calidad durante algunas décadas.  Criticada por muchos, por sus personajes estereotipados o  su falta de profundidad al mostrar caracteres o situaciones; la lectura fácil y las tramas simples, hacen de sus obras un buen pasatiempo, por lo que, a 125 años de su nacimiento, y a casi 40 de su muerte, sigue siendo una muy buena opción para aquel que quiera introducirse en el fascinante mundo del género detectivesco o policial.

A continuación transcribimos un fragmento de la que, a mi juicio, constituye una de sus mejores novelas, Hacia Cero

“Había una sola persona en la habitación y el único ruido que se oía era el rasgueo de la pluma de esa persona, según iba escribiendo línea tras línea en el papel.

No había nadie que pudiera leer las palabras que iba escribiendo. Si alguien las hubiera leído, habría creído que su vista le engañaba. Porque aquello era un proyecto de asesinato, claro y con todo detalle.

Hay momentos en que el cuerpo es consciente de que una mente fiscaliza y se inclina obediente ente ese algo que gobierna sus actos. En otros momentos, la mente es consciente de poseer y dominar un cuerpo y de cumplir su propósito a través del cuerpo.

La persona que escribía se encontraba en este último estado. Era una mente, una inteligencia fría y controlada. Esta mente tenía una sola idea y un solo propósito: la destrucción de otro ser humano. Para llevar a cabo este propósito iba trazando el plan meticulosamente en el papel. En este plan se tenía en cuenta cualquier eventualidad, cualquier posibilidad. Tenía que resultar perfecto. El plan, como todos los planes bien trazados, no era inflexible en todos sus puntos. En determinados momentos quedaba lugar para alternativas. Además, como aquélla era una mente inteligente, se daba cuenta de que hay que dejar un margen para lo imprevisto.

Pero las líneas principales eran claras y habían sido examinadas con toda atención. La hora, el lugar, modo de hacerlo, la víctima…

La persona que nos ocupa levantó la cabeza. Cogió con la mano las hojas de papel y las leyó con atención del principio al fin. Sí; todo estaba claro como el agua.

Por aquel rostro serio pasó una sonrisa. Era una sonrisa un poco anormal. La persona suspiró profundamente. Así como el hombre fue hecho a imagen y semejanza de su Creador, nuestra persona sintió acuciadamente como una horrible parodia de la alegría de crear.

Sí, todo está planeado, se había previsto la reacción de cada uno, convirtiendo el bien y el mal que cada uno llevaba dentro, un juguete del mismo fin malvado.

Faltaba una cosa aún…

Sonriendo, el escritor escribió una fecha… un día del mes de septiembre.

Entonces, riéndose, hizo pedazos el papel y, cruzando el cuarto, los echó al fuego de la chimenea. No cometió el menor descuido. Todos los trocitos de papel fueron destruidos y consumidos por el fuego. Desde aquel momento el plan existía sólo en la mente de su creador.”

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s