El SUSPENSO SEGÚN HITCHCOCK


En el clásico diálogo – entrevista con Francois Truffaut, el Gran Alfred Hitchcock expresaba:

Habrá observado usted que un cuento raramente se deja en reposo, lo que lo emparenta al film. Esta exigencia implica la necesidad de un firme desarrollo de la intriga y la creación de situaciones punzantes que se desprenden de la propia intriga y que deben presentarse, ante todo, con habilidad visual. Esto nos conduce al suspense , que es el medio más poderoso de mantener la atención del espectador, ya sea el suspense de situación o el que incita al espectador a preguntarse: “¿Y ahora qué sucederá?” ….

En la forma corriente de suspense, es indispensable que el público esté perfectamente informado de los elementos en presencia. Si no, no hay suspense….

Para mí el misterio es raramente suspense; por ejemplo, en un “whodunit” , no hay suspense sino una especie de interrogación intelectual. El “whodunit”  suscita una curiosidad desprovista de emoción; y las emociones son un ingrediente necesario del suspense….

La diferencia entre el suspense y la sorpresa es muy simple y hablo de ella muy a menudo. Sin embargo, en las películas frecuentemente existe una confusión entre ambas nociones.

Nosotros estamos hablando, acaso hay una bomba debajo de esta mesa y nuestra conversación es muy anodina, no sucede nada especial, y de repente: bum, explosión. El público queda sorprendido, pero antes de estarlo se le ha mostrado una escena completamente anodina, desprovista de interés.

Examinemos ahora el suspense. La bomba está debajo de la mesa y el público lo sabe, probablemente porque ha visto que el anarquista la ponía. El público sabe que la bomba estallará a la una y sabe que es la una menos cuarto ( hay un reloj en el decorado); la misma conversación anodina se vuelve de repente muy interesante porque el público participa en la escena. Tiene ganas de decir a los personajes que están en la pantalla: “no deberías contar cosas tan banales; hay una bomba debajo de la mesa y pronto va a  estallar.”

En el primer caso se han ofrecido al público quince segundos de sorpresa en el momento de la explosión. En el segundo caso, le hemos ofrecido quince minutos de suspense.

hitch

Anuncios

Sobre la novela de misterio


En sus “Comentarios informales sobre la novela de misterio”, publicados en 1949, Raymond Chandler expresó, entre otras cosas:
“La paradoja de la novela de misterio es que, aunque su estructura casi nunca se sostiene bajo el atento escrutinio de una mente analítica, atrae precisamente a ese tipo de mentes, más que a otras. Por supuesto, siempre está el lector sediento de sangre, y el que se interesa por los personajes, y el que busca experiencias sexuales de segunda mano. Pero todos estos lectores juntos apenas representarían una pequeña minoría en comparación con el tipo de gente avispada a la que le gustan las historias de misterio, precisamente por sus imperfecciones. Hay que decir que se trata de un género que jamás se ha pulido del todo, y los que profetizaron su decadencia y caída se equivocaron precisamente por esa razón. Puesto que el género jamás se perfeccionó, tampoco quedó fijado. Los académicos nunca le pusieron encima sus manos muertas. Sigue siendo fluido, demasiado variado para clasificarlo fácilmente, ramificándose en todas direcciones. Nadie sabe con exactitud qué hace que funcione, y no posee ninguna cualidad concreta que no falte en ninguno de los mejores ejemplos. Ha producido más arte malo que ningún otro tipo de ficción, con la posible excepción de las novelas de amor, y, probablemente, más arte bueno que ningún otro género que goce de similar aceptación.
Muéstrenme un hombre o una mujer que no soporte las novelas de misterio y yo les mostraré un tonto, un tonto mañoso, quizá, pero un tonto al fin y al cabo.”

chandler