Un juicio de Piedra, de Ruth Rendell


images (6)

“Eunice Parchman asesinó a la familia Coverdale porque no sabía leer ni escribir.

No hubo un verdadero motivo ni premeditación; tampoco gano dinero ni seguridad. Como consecuencia de su crimen, la incapacidad de Eunice Parchman fue conocida, no solo por una simple familia o un grupo de aldeanos, sino por todo el país. No consiguió nada más que el desastre para sí misma, y, durante todo aquel tiempo, en algún lugar de su extraña mente, había la convicción de que no conseguiría nada. Y, sin embargo, aunque su compañera y cómplice estaba loca, Eunice no lo estaba. Tenía la horrible y práctica cordura atávica del simio, disimulada en la apariencia de una mujer del siglo XX.

La capacidad de leer y escribir es una de las piedras angulares de la civilización. Ser analfabeto es ser deforme. Y la irrisión que antaño producía el disminuido físico, se debe dirigir hoy, acaso con más justicia, hacia el analfabeto. Si él o ella pueden vivir con cautela entre los ignorantes, quizás todo vaya bien, pues en el país de los ciegos, el tuerto es rey. Fue una desgracia para Eunice Parchman y para la familia que la tomó a su servicio y en cuyo hogar vivió, que ésta fuera especialmente cultivada. Si hubieran sido vulgares e incultos probablemente aún vivirían, y Eunice sería libre, en su misteriosa y oscura libertad de sensaciones e instintos, y en la total ausencia de la palabra impresa.”

Así comienza “Un juicio de Piedra” (a Judgement in Stone) una muy buena novela de la notable escritora inglesa Ruth Rendell. (1930 -2015) Claude Chabrol la llevó al cine en 1995 con el nombre de La Cérémonie.

descarga (4)

Anuncios